¿Por qué leer traducciones de ciencia ficción y fantasía?

La primera obra de ciencia ficción que leí en mi vida fue una traducción al chino de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Yo era un niño de primaria por aquel entonces y recuerdo quedar completamente maravillado por la forma en que la historia creaba un mundo inexistente y cómo eso me hizo pensar en lo que significa ser humano de un modo que la “ficción realista” no lograba.

No creo que debamos leer traducciones porque sea “bueno para nosotros”. Ese razonamiento tiene el riesgo de hacer que las traducciones parezcan algo desagradable, como si estuvieran en el mismo saco que la fibra y las verduras, “buenas para nosotros” pero no algo que elegiríamos por nosotros mismos (al menos si tenemos en cuenta la dieta típica de Estados Unidos).

Para muchos lectores de habla no inglesa, leer ficción traducida del inglés es algo deseable no porque sea “saludable”, sino porque es divertido. La ficción traducida del inglés no sólo les permite experimentar la producción literaria de otra cultura, sino que también cambia su propia producción literaria. La literatura china moderna, por ejemplo, toma prestadas muchas de sus técnicas narrativas y de su vocabulario de las traducciones, y la estética literaria china ha sido influenciada de muchas formas por la estética encarnada en la literatura importada. Dejando a un lado las complicaciones derivadas de la hegemonía cultural y el colonialismo histórico, creo que no hay controversia alguna en decir que muchos lectores y escritores chinos admitirían que la influencia de las traducciones literarias han enriquecido la tradición literaria y el vocabulario chinos y han aportado mucho disfrute al público lector.

Aunque el mercado anglosajón de literatura fantástica generalmente incluye pocas obras traducidas, creo que los lectores de habla inglesa disfrutarían leyendo traducciones tanto como los lectores de otros países disfrutan leyendo traducciones del inglés. Las traducciones literarias evolucionan y crecen al entrar en contacto con nuevas formas de ver el mundo y de contar historias, y tanto los lectores como los escritores buscan voces frescas y metáforas novedosas. Esto puede resultar especialmente atractivo para los lectores de ficción especulativa, porque el deseo de buscar lo nuevo es lo que nos lleva a muchos hacia este género. Deseo ver a nuestro idioma y nuestra tradición literaria experimentando cambios excitantes al encontrarse con visiones traducidas de otras tradiciones.

Ken Liu

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s